martes, 17 de febrero de 2009

Camino del cielo europeo...

Viajo a Vigo como quien almuerza el día 31 de diciembre esperando la cena de la noche. Es la meseta que hay que cruzar antes de afrontar el Everest. La fiesta grande está por llegar. Cuando termine el fin de semana, ya pasearán por Salamanca las húngaras del Mizo Pécs.
No acostumbra Avenida a jugar en viernes. Tampoco acostumbra a ganar en la pista del Celta. Galicia le recibe sin lluvia, sin los vientos temibles de jornadas anteriores y con un sol primaveral que febrero le ha robado a mayo.
As Travesas está en el centro de la ciudad. Junto a Valencia y Zaragoza, el mejor escenario que se puede visitar en la Liga Femenina de baloncesto. Un buen lugar para conocer a Víctor y María Teresa. Los dos son gallegos, y su apariencia agradable invita a acercarse a esta pareja que esconde un gran hijo. Ahora ya sé de quiénes ha aprendido tanto Jordi Aragonés. Sus padres han viajado a Vigo capitaneando a una veintena de vecinos de Vilagarcía de Arousa. Así es Avenida. Es el factor humano del que habla John Carlin en su último libro. El preparador físico no anotará un triple decisivo, pero, como Snow o Willingham, también puede presumir de tener su propio grupo de fans.
José Ignacio Hernández gana el partido. Tras el descanso, moviliza a sus tropas y fuerza el repliegue del enemigo. Sus órdenes tácticas le dan la victoria final. Como buen estratega de los banquillos, el entrenador salmantino -en un deporte en el que una canasta en el último instante frustra el trabajo táctico de toda una semana- se merecería esta noche la Cruz al Mérito Militar. Jorge Recio, los vecinos de Jordi y los quince representantes de la Marea Azul (todos presentes en As Travesas) seguro que han pensado en concedérsela.
A las cinco de la madrugada, sin Cruz pero con el Everest más a la vista, se detiene el autobús de Avenida en el Paseo de Canalejas. Aunque sea tarde, se duerme bien sobre el colchón del segundo puesto. Y ahora las jugadoras ya pueden soñar con escalar la montaña húngara camino del cielo europeo.
Continuará...
Carlos Andrés Llamas
En Vigo entrevistamos a Víctor, el padre de Jordi Aragonés

No hay comentarios: