miércoles, 3 de diciembre de 2008

Una mañana en los juzgados

Fui el único periodista presente en el juicio por la demanda de la UDS contra sus técnicos de la temporada pasada. Alberto me hizo la propuesta y no me lo pensé. Quizá, acostumbrado a acudir a estadios de fútbol y pabellones de baloncesto, se despertó en mí cierto morbo periodístico. ¿Un juicio con presidentes, directores deportivos, entrenadores y hasta un capitán? ¡No me lo quiero perder!
La mañana prometía. Nada más llegar a la Plaza de Colón, observo que sólo tres metros separan a la delegación de la Unión de la del Alba. Luego supe que esos tres metros eran muchos más: la relación entre los dos clubes tardará tiempo en volver a la normalidad. Rostros serios, muy serios. A Máximo Hernández, el director deportivo manchego, no le hace especial gracia ver un micrófono de la SER. Lo sé por sus miradas. Me acerco a Torrecilla y a Enrique Miguel y suelto dos frases de cortesía (enhorabuena por la victoria de ayer y esas cosas...). Por sus respuestas, en un segundo percibo que mejor no alargar esa conversación. No está siendo una mañana agradable para nadie.
El juicio de Javier Pereira ya ha finalizado. Me saluda amablemente y creo que hasta se alegra de ver a alguien de Salamanca que no pertenezca a la Unión. Seguramente le vi después, pero mi último recuerdo de Pereira se remonta a una entrevista en El Molinón, antes de que el equipo que ahora le pide 30.000 euros empatara contra el Sporting. Está con el rostro algo desencajado. Debe ser el efecto que deja dos horas de juicio. Tiene ganas de hablar. Le digo que quiero grabarle. Duda. Le pregunta a su abogado. Éste le aconseja que sí lo haga, y le prepara para la entrevista. Periodísticamente, el documento es inmejorable. Cuenta lo mismo que me ha dicho antes sin micrófonos. Pereira habla de su marcha por primera vez.
Paso gran parte de la mañana con la delegación albaceteña. Me dicen que este juicio no es bueno para la UDS, que Pascual no ha querido escuchar sus ofertas para zanjar el asunto, que es un hombre “muy orgulloso”, que muchos clubes de Segunda están sorprendidos por su actitud y que todo esto le puede perjudicar a la hora de futuras negociaciones.
La SER es un equipo: Juan Aguado llega de inmediato y se lleva la grabación para poder emitirla a partir de las 15:10.
Yo me quedo. Aún falta Juan Ignacio Martínez. Me motiva pensar que el final de su juicio puede llegar a la hora de SER Deportivos. Así es. Unos y otros se van sin mirarse. Pascual dice que “con la verdad se va al fin del mundo”. Torrecilla arremete contra Pereira. Me acerco a los demandados. Nuestro técnico, Ramón Vicente, me tiene pinchado. Él está escuchando para pasarme a antena cuando yo le diga que “tengo protagonista”. Pero no hay manera... Nadie quiere hablar. Mientras camina muy rápido, intento convencer a Juan Ignacio, que se siente como un delincuente. Está muy nervioso; sólo acierta a repetir unas cuantas veces: “Sabes que te tengo mucho aprecio”, “no puedo hablar”, “te escucharé siempre en la SER”, “recuerdos para Alberto”. Creo que se equivoca. Le comento que sería mejor que explicara qué motivos -más allá de los familiares- le alejaron de la UDS, porque en Salamanca nadie lo entendió y se le está criticando mucho. Pereira los reveló y Torrecilla no le refutó. “Que digan lo que quieran; yo sé por qué lo hice y estoy muy tranquilo. Éste no es el momento de hablar. Habrá otros”, responde. Ojalá sea así y algún día hable. A mí, por lo menos, me gustaría escucharle y conocer la otra versión, esas “otras cosas” que en junio no explicó.
Carlos Andrés Llamas

5 comentarios:

Luis Rodríguez del Teso "Crack13" dijo...

Carlos muy bueno en despliegue que hiciste para el juicio, lo escuché en SER Deportivos (como no)y me encantó...
La verdad que yo pienso que pueden tener razón ambas partes, ...aunque yo veo a los representantes de Salamanca algo nerviosos...

veremos el desenlace!

un saludo

Luis Rodríguez del Teso

http://www.lapizarradeluis.blogspot.com/

Oyente dijo...

Envidio ser periodista para poder vivir todo aquello que vosotros vivis en directo. Como siemprre digo, anda que lo pasais mal...

zas dijo...

Buena narración y descripción, me ha gustado leerlo. Seguid así.

Y si se me permite quisiera hacer un pequeña crítica constructiva para el blog. Una de las claves más interesantes de los blogs, en mi opinión, es que se responda también a los comentarios de los que escribimos, aunque sólo sea por encima, por parte de quienes lo hacen, de esta forma se visita más a menudo y se crean debates que supongo os interesarán.

No obstante a ver si se siguen sumando blogueros y se crea un buen foro.

hala Unión y nos vemos en Vallekas

Anónimo dijo...

Veremos que pasa al final. Yo espero que JIM pague por lo que ha hecho. No se puede dejar tirado a un club con tanta historia y que le dio la oportunidad de su vida.

Anónimo dijo...

LA VIDA DE LOS ENTRENADORES,PUEDE SER DIFICL Y COMPLICADA.PERO SI A JUAN I.(O A OTRO ENTRENADOR) LO HUBIERAN DESPIDO SEGURO QUE NO HABIA PERDONADO NADA DE SU CONTRATO.PUES QUE PAGE.
UN SALUDO